Los Niños, los Desastres y el Exceso de Información

La nota de Facebook se titulaba “TMI (Too Much Information) Alert” y era de mi amiga Marie Lucy.  En ella explicaba como su pequeño Emilio de 7 años, estaba totalmente preocupado con la posibilidad de un terremoto y/o un tsunami.  La mayor preocupación de Emilio eran Tito, su gato, y su osito de peluche. A diferencia de cuando los que hoy somos padres crecíamos que la información no estaba accesible de forma inmediata, las recientes imágenes del terremoto y tsunami en Japón estaban en todos lados a solo minutos y horas de suceder este grave desastre. Emilio, al igual que muchos niños, había sido saturado de información la cual no tiene la capacidad de analizar debido a su corta edad.  Su mama preocupada por el exceso de información, nos urgía a otros padres a evaluar el si era necesario exponerlos a tanta información y a asegurarles que si tenemos un plan de emergencia todos estaremos un poco más tranquilo, en el caso de una eventualidad.

El exceso de información y la falta de comprensión de los nenes se manifiestan de diferentes formas, entre ellas ansiedad y confusión.  Recuerdo el caso del AH1N1 cuando mis hijos me preguntaban por qué no los había vacunado.  O tan reciente como en agosto del pasado ano, cuando en plena epidemia del dengue, los anuncios en los medios y las vallas hacían el tema omnipresente.  Fue en esa época que vi a nuestro gato Bombón correr despavorido un sábado en la tarde por la cocina para esconderse. Detrás iba mi hijo Lino con un pote de repelente rociando al pobre gato, ya que temía que a su mascota le diera dengue.  Al igual que Emilio, Lino no estaba capacitado para comprender la complejidad de información e imágenes que se bombardeaban sin piedad a cualquier hora del día. Ciertamente la función de los medios de comunicación es informarnos, pero el exceso de esta puede confundirnos o inquietarnos.

De acuerdo a la psicóloga Mirelsa Modestti  “Cuando ocurren desastres naturales, es importante estar informado, pero también hay que aprender a protegerse del trauma vicario (que es como se llama el trauma que se recibe cuando uno es testigo, ve imágenes o escucha relatos de personas que han sufrido situaciones traumáticas o de violencia extrema)” La psicóloga recomienda como una buena práctica el limitarse a leer o escuchar noticias sobre el suceso una vez por día.

De igual forma aconseja que se les debe ofrecer a los niños información general, de acuerdo a su edad y capacidad de comprensión, evitando los detalles morbosos, y luego limitarse a contestar sus preguntas sobre los sucesos. Es importante evitar que vean vídeos dramáticos, pues las imágenes se quedan en su mente y pueden ser causa de ansiedad, pesadillas e insomnio.

Para aquellos padres que tenemos adolescentes (léase acceso a la información de forma rápida) es importante sentarse a discutir con ellos lo sucedido y contestar las preguntas o inquietudes que ellos puedan tener.  Aunque tienen mayor capacidad para comprender fenómenos y desastres naturales, todavía no son adultos y pueden impresionarse.

En mi búsqueda de información me tope con varios lugares de internet, entre ellos eldiamenospensado.com y mi reacción fue de inquietud, ya que aunque la información que ofrecen en muy valiosa, se utilizan elementos como la oscuridad y el sonido que pueden impresionar al más valiente. Pero otros lugares como el de la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias,  FEMA, por sus siglas en inglés y el de National Child Traumatic Stress Network ofrecen muy buena información sobre cómo prepararnos ante un desastre y consejos para manejar la ansiedad entre los más pequeños, sin asustarnos.

Como padres debemos estar preparados ante  cualquier eventualidad para asegurar principalmente el bienestar emocional de nuestros hijos.  En Puerto Rico -y por nuestra ubicación geográfica- estamos expuestos a huracanes, inundaciones, terremotos y tsunami, entre otros desastres naturales. Debemos buscar la oportunidad adecuada para discutir con ellos lo que haríamos en el caso de una eventualidad como alguna de estas pero sin inquietarlos innecesariamente con exceso de información.

Escribe un comentario

Required fields are marked *

*
*

A %d blogueros les gusta esto: